Artículo del mes

Imagen www.elmueble.com

Un hogar feliz para dos


Un buen ingrediente para hacer de nuestra casa un hogar es tomar en cuenta los gustos de la persona con quien vivimos; sea nuestra pareja, un familiar, un amigo, etc.

Cuando convivimos con alguien más a veces nos enojamos porque actúa de manera diferente a nosotros, a lo que llamaremos “Enojos cotidianos”.  Ya saben, cuando nos molestamos porque dejó la puerta del baño abierta o  no llevó el plato de la mesa al lavatrastos, cosas así.

Imagen www.elmueble.com


Si nos detenemos a pensar un poco esos “Enojos cotidianos” no tienen sentido porque simplemente esa persona está actuando según su propia manera de ser, no según la nuestra.   Pues “Qué culpa tiene el pato de actuar como pato”, somos más locos nosotros por pretender que actúe de manera diferente y encima enojarnos.  Por una pequeñez nos arruinamos todo el día o lo que es peor el enojo puede durar varios días.  ¡Qué horror!  Y eso sin contar que cuando peleamos con la otra persona, los que pasan un mal rato son dos.


Cuando compartimos la casa con alguien que nosotros mismos elegimos como una pareja, es muy importante recordar constantemente que la elegimos por su manera de ser que en su momento nos pareció atractiva.  Por ejemplo, cuando no vivíamos juntos nos agradaba porque era muy alegre y siempre  participaba en todas las actividades.  Ahora que vive con nosotros nos enojamos porque es muy alegre y  siempre participa en todas las actividades.  ¡Claro, nunca está en casa!   Ven lo que digo, antes ya actuaba de “Esa manera” y ahora que compartimos el mismo espacio sigue actuando así porque esa es su naturaleza.  

Imagen www.sarahrichardsondesign.com


Ella o él está bien, solamente  actuando según su propia manera de ser. ¿Adivina quién está siendo contradictorio, se molesta y crea esa vibra negativa en casa?  En realidad creo que si nos enojamos necesitamos sentarnos a reflexionar.   Si cada día es nuestra elección vivir con esa persona toca aceptarla y amarla así como es; después de todo, si la elegimos debió ser porque tiene cualidades importantes para nosotros; además, cerrar la puerta del baño y llevar el plato de la mesa al lavatrastos son cosas sencillas que podemos hacer para crear un hogar feliz para dos.

Por: Ondy